martes, 8 de noviembre de 2016

El mundo según Mefistófeles

¿Y ahora que?.

Esta es una pregunta dirigida a todos aquellos que 
desde las tertulias y los telediarios han contribuido al 
triunfo de Mariano Rajoy y la demonización absoluta 
de Podemos, al definirlo en el imaginario como un 
partido chavista-terrorista.

Han hecho su trabajo, han contribuido a frenar a unos 
y aupar a otros, fijando en el subsconsciente
colectivo relaciones inexistentes, por una parte, e 
ignorando la crueldad, la ineficacia y la corrupción 
de las que ha hecho gala el gobierno del Partido 
Popular, por otra. Vale, ¿y ahora, qué?

Han contribuido al afianzamiento de un Sistema que 
se ha dedicado al expolio y saqueo sistemático de los 
bienes públicos, de los que han dispuesto como si les
pertenecieran, como si fueran exclusivamente suyos.

A pesar de todos los recortes en salarios públicos y 
servicios sociales, la deuda del Estado se ha disparado
vertiginosamente. ¿Qué ha pasado? ¿Dónde ha ido 
ese dinero, cuya deuda ahora pagamos todos? ¿Mejor
lo ignoramos? ¿Mejor miramos para otra parte?

Siempre he pensado que la riqueza de los pobres, son
sus derechos. El derecho a unos ingresos económicos
sostenidos, que te permitan hacer planes de futuro, y
que normalmente vendrían de la mano de un 
contrato de trabajo. El derecho a unas vacaciones 
pagadas. El derecho a dos pagas extras al año. El 
derecho a saber que, si enfermas, dispones de una 
sanidad pública que nunca te van a desatender (y 
dejarte morir) porque tu tratamiento sea demasiado
caro, aunque tengas Hepatitis C. El derecho a contar
con una educación pública de calidad, a todos los 
niveles educativos, que permitirá a tus hijos acceder a
una preparación que amplíe y afiance sus 
perspectivas de futuro y sus oportunidades en la vida.
Todo eso, que constituye nuestra riqueza, ha sido 
expoliado y saqueado. Y no hay perspectivas de 
reconstruirlo. El Sistema no tiene esa idea. Su 
verdadera hoja de ruta es terminar el trabajo.

No soy creyente, pero si tuviera que recurrir a un 
mito para explicar el mundo, creo que el mas 
adecuado en este momento de la historia, es el de 
Mefistófeles. Personaje que se define como astuto, 
poderoso y seductor, al servicio del Mal.

No nos engañemos. No os engañeis. El Sistema que 
habeis contribuido a afianzar, tiene la misma moral 
que una secta satánica. Entre el dinero y las personas, 
elige el dinero. Entre salvar bancos o ayudar a 
refugiados que huyen de la guerra y la miseria, elige 
salvar bancos. Entre garantizar el derecho de todos a 
una vivienda digna, o dejar en la calle a buenos 
pagadores que no pueden hacer frente a situaciones 
sobrevenidas, elije dejar a estos en la calle, junto con 
toda su familia, incluyendo niños pequeños. Sin 
contar con que la situación que les empobrece ha sido
provocada por el mismo Sistema que le quita la casa 
que ahora no puede pagar. Mefistófeles apenas se 
esconde. Frente a un sistema sanitario público, que 
garantice la asistencia a todos los ciudadanos, levanta 
un sistema de privatizaciones y externalizaciones, 
mas caro para las arcas públicas, mas injusto e
ineficaz, que contribuye al enriquecimiento de unos 
pocos privilegiados y de sus hijos, mientras 
empobrece al resto (aparte de que sepan ser generosos
con los lacayos que les sirven bien. Llamémosles 
puertas giratorias…) Como Mefistófeles, el Sistema 
tiene armas tan seductoras que consigue que una 
mayoría de los ciudadanos acepte todos estos 
desmanes como algo sensato y razonable.

Así que no osengañeis, defendéis un Sistema que 
tiene la moral de una secta satánica.

¿Podremos revertir la tendencia? Es dificil, claro.
Mefistófeles es astuto, poderoso y seductor. 

Ultimamente he descubierto que contamos con un 
aliado inesperado, situado en un lugar inesperado. Me
refiero al Papa Francisco. Cuando le eligieron, todos
pensamos que sería mas de lo mismo: hablar de los 
pobres rutinariamente, mientras bajo su manto 
cobijaba a las élites saqueadoras. Para nuestra 
sorpresa, habla de los pobres, pero no desde la 
hipocresía, sino desde la militancia. Es una agradable
sorpresa. Desde que asumió el Pontificado, se ha 
reunido en varias ocasiones con representantes de 
movimientos sociales, cristianos o no, de todo el 
mundo. En este enlace, dejo el discurso que 
pronunció en una de esas ocasiones.

Mas recientemente, en otro encuentro que tuvo lugar 
en Roma, Francisco terminó su alocución a los 
movimientos sociales, diciéndoles que estaban 
llamados a restaurar la moral de la sociedad, poniendo
a las personas por delante del dinero. Bueno, en eso 
estamos.


PD.: Por cierto ¿alguien ha escuchado, visto o leido, en los medios del Sistema, alguna referencia a estos encuentros? ¿Os imaginais si hubiera hablado contra los populismos, o cualquier otra referencia qle ellos hubieran podido aprovechar? Yo los he conocido, curiosamente, a través de enlaces facilitados por la gente de Podemos, como este tweet de Pablo Echenique:
Twitter

Pablo Echenique: Hay ciertas opciones políticas que actúan hoy contra los DDHH y contra los principios cristianos. Eso es así. https://t.co/j9T7ILpzCH