martes, 23 de agosto de 2016

EUROPA

Se habla mucho de las autoridades de Bruselas. Que si ordenan, que si mandan, que si no se andan con
bromas... Lo que yo me pregunto siempre es: ¿Y a estos quien les ha votado? ¿Quien les ha elegido? ¿Alguien ha participado en alguna elección para votar a estas autoridades?

La pregunta se puede formular de otra manera: ¿Cuanto tiempo hace que un francés, por ejemplo, no era gobernado por alguien a quien no hubiera elegido en las urnas? ¿Y durante cuanto tiempo mas lo van a seguir aguantando? O a un británico ¿Cuanto tiempo hacía que un británico no era gobernado por alguien a quien no hubiera elegido en las urnas? ¿Cuanto tiempo hace que los ciudadanos europeos no hablamos y actuamos como si la democracia fuera algo prescindible? ¿Lo es? ¿Nos beneficia o nos perjudica esta falta de democracia?

Yo creo que a día de hoy, Europa es un conjunto de democracias, gobernadas por una instancia superior que no lo es, y que tiene capacidad para anular las decisiones democráticas si no le gustan. Tenemos el ejemplo reciente de Grecia. Los griegos votaron un cambio de políticas. Enseguida, desde Bruselas, le dijeron al ganador de las elecciones: Mira, puede que Grecia sea una democracia, pero Europa no lo es. Aquí no gobiernan los votos; aquí gobiernan las autoridades de Bruselas... El resto es historia.

Europa no es una democracia. Y lo que no es una democracia, es una tiranía. Caben pocas medias tintas en eso. La tiranía europea queda diluida porque se trata de una instancia supranacional, formada por estados que si son democráticos. Pero los efectos de esa tiranía nos alcanza igualmente, y sus efectos los sufrimos todos los ciudadanos, que carecemos de armas para enfrentarnos a unas autoridades a las que no votamos. 

Muchos europeos minimizan la importancia de esta falta de democracia. Piensan que lo realmente importante es la política nacional, y que lo que ocurre en Bruselas apenas nos toca. Creo que es una percepción tremendamente errónea. Y vuelvo al ejemplo de Grecia: no nos toca, mientras sigamos una línea. Si queremos cambiarla, no nos dejan.Esto hace que EUROPA se convierta a día de hoy, en el principal problema para nuestro futuro, para todos aquellos ciudadanos que queremos que todas las autoridades que nos gobiernan pasen por las urnas cada cuatro años. 

Por eso creo que es urgente un movimiento ciudadano que reclame legitimidad democrática para los que nos gobiernan. Y la legitimidad democrática solo se adquiere si se es elegido por sufragio universal directo y secreto.