lunes, 23 de marzo de 2015

Elecciones en Andalucía

Hacemos una breve valoración de los resultados en Andalucía:

1-Éxito electoral de Susana Diaz. Dicen que planteó una campaña personalista: Mucha Susana, poco PSOE. Le salió bien. La letra pequeña pone los tonos grises: Gana pero perdiendo votos. De hecho, gana con los peores resultados históricos en unas autonómicas andaluzas. Nunca había tenido menos votos, ni en valor absoluto ni en porcentajes. 


2-Caída tremenda del Partido Popular en la primera cita electoral de un año que viene cargadito. Le espera un calvario.


3-Buenos resultados para Podemos y Ciudadanos en su primera cita "nacional". Los resultados de Podemos, con ser mejores, saben a menos, seguramente por que las expectativas de los dos partidos son diferentes:Podemos aspira a la hegemonía, a gobernar. Ciudadanos a ser bisagra entre PP y PSOE

.
4-Izquierda Unida, en la UVI. Le mantiene con vida la reserva espiritual de sus bases.


5-Serias dudas sobre la viabilidad de UPyD. Mira que se lo curran en la oposición. Irene Lozano, por ejemplo, estuvo muy bien en el tema de la comandante Cantera (un tema donde el PSOE se puso de perfil) y dan el callo con denuncias, políticas y judiciales, pero no han conseguido llegar a la gente. Y ahora que ha salido un partido que ocupa exactamente su mismo espacio y cae mejor entre los del Ibex35, lo tienen crudo.

lunes, 2 de marzo de 2015

La moderación de las mayorías

Con frecuencia se asocia Podemos a posturas extremistas  y radicales. Sin necesidad de explicar los argumentos de este punto de vista, su repetición ha terminado por consensuar una visión general de que efectivamente, Podemos se sitúa en una posición extremista y radical. Naturalmente, cada uno puede dar a las palabras el matiz que prefiera. Extremista y radical hacen referencia a emociones mas que a conceptos objetivos, por lo que utilizarlos sin especificar a que nos referimos puede ser un poco tramposo. 

Si nos referimos a las tertulias de la tele, vemos que los portavoces de Podemos siempre buscan confrontar y debatir sobre ideas, lo cual me parece lo mas moderado y lo mas civilizado. Nada que ver con la postura mas extremista de algunos tertulianos (una minoría) que casi siempre buscan etiquetar y desprestigiar. 

Con la política ocurre algo parecido. A mi me parece que nada hay mas moderado y civilizado en política, que velar por los intereses de las mayorías. Por el contrario, gobernar para proteger los intereses de unos pocos me parece extremista y radical. 

Creo que proponer, como hace Podemos, que en una situación de crisis las cargas de una sociedad se repartan entre todos de manera proporcional a las fuerzas de cada uno, es una propuesta moderada y civilizada. Por el contrario, la política iniciada por el gobierno de Zapatero y agudizada por el de Mariano Rajoy, que está provocando el derrumbe de las clases medias y la aparición de una brecha entre un 10% de ciudadanos cada vez mas ricos, para los que se gobierna y a cuyos intereses se acomodan las leyes, y el resto cada vez mas descolocados e inseguros de su futuro, me parece que bien puede calificarse, esa política, de extremista y radical. 

Se asegura, para justificarla, que para conseguir el equilibrio presupuestario, la sostenibilidad de los servicios públicos, el déficit cero, etc, etc... era necesario tomar las medidas que se han tomado. Pero aunque eso pueda ser discutible, el verdadero problema son en realidad, los fines. ¿Porque motivo un gobierno coloca la estabilidad presupuestaria por encima del bienestar de la mayoría de los ciudadanos? ¿Porque motivo un gobierno coloca el objetivo del déficit cero por encima del bienestar de la mayoría de los ciudadanos? ¿Porque motivo un gobierno coloca las necesidades de las grandes corporaciones, por encima del bienestar de la mayoría de los ciudadanos? 

Por que el bienestar de la mayoría de los ciudadanos depende de tener una sanidad pública en la que puedan confiar cuando la necesitan, una enseñanza pública que les garantice a sus hijos una preparación adecuada y un futuro digno, y unos servicios públicos a los que poder recurrir con garantías de eficacia. Descapitalizar los servicios públicos me parece, por lo tanto, extremista y radical. 

La inmensa mayoría de los españoles votaron a un partido que presume de moderación, y se han encontrado con un gobierno extremista, que aplica recetas económicas de manera radical, por que no tiene en cuenta los intereses ni las necesidades de la mayoría de los ciudadanos. 

Todos los gobiernos de Europa, populares o socialistas, nos están conduciendo hacia un futuro en el que el poder de los Estados será cada vez menor (de ahí los argumentos de que determinadas propuestas políticas son imposibles), y el poder de las grandes Corporaciones, cada vez mayor y decisivo. Para no ponerles rostro, les llaman los mercados. Un futuro sin derechos para nuestros hijos; o sin mas derechos que los que se puedan pagar. ¿Quieres sanidad? La pagas o te mueres (hepatitis C, enfermos de cáncer que ya están dejando de ser tratados por la sanidad pública...). ¿Queréis una buena educación para vuestros hijos? Solo si la podéis pagar. Etc, etc... Van muy atildados a todas partes, pero están mas cerca que nadie de la ley de la selva. 
 

NOTA: Los acuerdos de Libre Comercio (TTIP) que se están negociando a oscuras entre Europa y los EEUU, no solo están vendiendo los servicios públicos de toda Europa a las Corporaciones, sino que además incluyen clausulas con indemnizaciones astronómicas para esas Corporaciones, como blindaje para el caso de que algún Gobierno en el futuro quiera cambiar esos tratados y recuperar la soberanía. Clausulas que ya han tenido que afrontar gobiernos como el de Australia, donde se habían firmado tratados semejantes, cuando han querido cambiar alguno de sus términos. En otras palabras, están acabando con la democracia, con la facultad de los pueblos para tomar decisiones autónomas sobre su presente y su futuro.